sábado, 27 de noviembre de 2010

Flor de vientos infinitos

El fuego en sus ojos

besa los acantilados del silencio

águila lejana de la ausencia

bosque en llamas

fuente de toda dicha

corazón, amor, melancolía

flor de vientos infinitos

océano de estrellas fugaces

nieve y hielo en primavera

adornando la llegada del amanecer

valle de recuerdos olvidados

cielo sangrando bajo tierra

en eterna condena prometida

2 comentarios:

blancadamisela@gmail.com dijo...

Interesante... Veo desgarro y lo cierto es que una poesía, si no es sentida no puede transmitir.
Me gusta mucho eso del "cielo sangrando bajo tierra"

Juan José Tena dijo...

Me alegra que te haya gustado. Es un poema que ya tiene sus añitos, de la época que escribía poesía influenciado por los surrealistas y el cantante-compositor Corcobado.